Campaña solidaria “Yo de mayor quiero ser como tú”

La iniciativa “Yo de mayor quiero ser como tú”, impulsada por María Ferrer, tiene como objetivo recaudar fondos para la investigación del cáncer infantil y cuenta con el apoyo de diversos restaurantes y comercios colaboradores, fundamentalmente en la Marina Alta, donde estarán ubicadas las huchas solidarias en las que realizar los donativos. La campaña estará activa desde el 10 de julio hasta el 30 de septiembre y también se podrá colaborar con esta causa en nuestra página web.

La campaña persigue sensibilizar sobre el cáncer infantil y recaudar fondos para investigar esta enfermedad y darle la oportunidad a los niños enfermos de cáncer de crecer con salud. Las huchas, que han sido preparadas de forma artesanal por María y sus hijos, recaudarán vida y esperanza para los niños y niñas que sufren Neuroblastoma, el cáncer infantil más frecuente. Hoy son niños enfermos pero, gracias a la investigación, esperamos que sean personas sanas que puedan disfrutar de la vida con plenitud aportando todo su potencial a la sociedad.

Coordinadores de proyecto
Dra. Rosa Noguera y Dr. Samuel Navarro
El neuroblastoma y el Sarcoma de Ewing son los principales tumores estudiados por el equipo de la Dra. Noguera y el Dr. Samuel Navarro. El neuroblastoma es el tipo de tumor sólido más frecuente hasta los cinco años y procede de células del sistema nervioso periférico.

El empleo de modelos tumorales 3D ayudará:

  • A pacientes oncológicos, para el desarrollo de una medicina personalizada.
  • A los investigadores para usarlos como herramientas para evaluar diferentes terapias antitumorales.
  • A los médicos proporcionándoles nuevos tratamientos dirigidos a evitar la diseminación del cáncer.

El neuroblastoma es el tumor sólido extracraneal más común en la infancia, representa aproximadamente entre 6-8% de todos los cánceres infantiles, causando un 15% de las muertes por cáncer en población pediátrica, siendo la edad media de presentación un año y medio (17-22 meses).

Los tratamientos en niños con neuroblastoma de alto riesgo siguen siendo en gran parte insuficientes, debido al desarrollo de metástasis y la resistencia a fármacos, siendo un problema clínico grave. Por esto, investigar nuevas terapias enfocadas en interrumpir las conexiones entre las células tumorales y los elementos de su alrededor, permitirá mejorar la efectividad terapéutica en estos niños.

El coste social y económico de esta enfermedad es incalculable por las posibles secuelas derivadas de efectos secundarios de las terapias. El fin es tener adultos sanos que desarrollen todo su potencial.

Nuestro proyecto busca medicamentos serán del tipo llamado “terapia diana”, es decir un tipo de tratamiento muy concreto que solo afecta a una parte de la célula (mecánico, freno o acelerador), y que no es quimioterapia. Esto permitirá que las personas afectadas de este cáncer puedan beneficiarse de una nueva familia de medicamentos con menos efectos secundarios (sin caída de cabello) y posiblemente más eficaces.

Nuestro estudio trata de identificar las relaciones entre estos tres elementos (mecánico, freno o acelerador) para poder proponer nuevos medicamentos o combinaciones de medicamentos para tratar el cáncer. Es decir, tratamos de identificar si es mejor mejorar al mecánico, potenciar el freno, o bloquear al acelerador o varias cosas a la vez.

Las células, la parte más pequeña de nosotros mismos, se equivocan cuando se dividen. Al hacerlo el material genético o ADN, que contiene la información de esa célula, suele cometer errores y esa información se puede ver alterada. Pero eso no es un problema por que existen en la célula varios mecanismos de reparación o “mecánicos” que arreglan el error.

En los tumores de ovario se sabe que ocurren entre otras cosas por que uno de esos mecánicos no trabaja bien. Ese mecánico es BRCA. Este gen puede estar alterado de forma hereditaria. Cuando esto ocurre BRCA, un eficaz mecánico, deja de trabajar adecuadamente. Esto conduce a que en el ADN de la célula se acumulan los errores, provocando un caos genético y ese caos genera un tumor.

Pero a veces los mecánicos no son el problema. A veces los mecánicos trabajan bien. El problema es que como cuando se repara un motor, para que el mecánico pueda trabajar primero hay que frenar o parar ese motor. La célula también tiene un “freno”. Ese freno se llama p53. Si el freno no funciona el motor no para, y entonces aunque los mecánicos sean buenos no pueden reparar en condiciones óptimas. El resultado es muy parecido al anterior ejemplo. El ADN se llena de errores y ese caos da lugar al tumor de ovario. De hecho más del 90% de los tumores serosos de ovario tiene p53 mutada. O dicho de otra forma, no les funciona el freno.

Finalmente, además de un freno, las células tienen un “acelerador”. Esto es una proteína que pone en marcha la división que se llama Aurora-quinasa. El freno (p53) evita que el acelerador (aurora) se active. Igual que los pedales de un coche, o piso uno o piso otro. Pero lo que ocurre en los tumores de ovario es que el acelerador está muy activo lo cual de nuevo impide que los mecánicos puedan hacer su trabajo y hay acumulo de errores.

Un obstáculo importante en la investigación traslacional del cáncer ha sido la falta de modelos preclínicos predictivos que representen fielmente el microambiente de los tumores.

La investigación en 3D facilita la mimetización del microambiente y cumple con uno de los ejes básicos del concepto de protección animal en investigación: el principio de las tres erres:

  • El Reemplazo de animales por otras opciones en las que éstos no se utilicen.
  • La Reducción de su número, estableciendo claramente cuál es la cantidad mínima de individuos que permiten obtener resultados científicos satisfactorios.
  • El Refinamiento de las actuaciones sobre los animales establecimiento de criterios de punto final tempranos.

Con tu ayuda se podrá contratar a un investigador o investigadora con experiencia en el área a tiempo completo que nos permitiría aplicar el modelo 3D obtenido a otros tipos de tumores sólidos,  aumentando las posibilidades de éxito del proyecto.

Esta proyecto está liderado por la Dra. Rosa Noguera, Catedrática de Histología, y el por el Dr. Samuel Navarro, Catedrático de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina y Odontología de Valencia, Universidad de Valencia (DP-UV). Ambos coordinan el grupo de Investigación Traslacional de Tumores Sólidos Pediátricos del Instituto de Investigaciones Biosanitarias INCLIVA, el Centro de Referencia Nacional de Estudios Histopatológicos y genéticos del Neuroblastoma (DP-UV/Incliva) y pertenecen al Centro de Investigación Biomédica en Red del Cáncer – CIBERONC CB16/12/00484 del Instituto de Salud Carlos III.

El grupo interdisciplinar formado por especialistas en análisis de imagen, genética y bioinformática posee una larga trayectoria de más de 25 años ejerciendo como laboratorio de diagnóstico en investigación básica y traslacional en neuroblastoma, centrándose en los últimos 10 años en la búsqueda y validación de biomarcadores relacionados con la diseminación metastásica, el microambiente y las dianas terapéuticas en diversos tumores pediátricos. De aquí, surge una línea de investigación que es el establecimiento y caracterización de modelos in vitro e in vivo de tumores sólidos pediátricos.

Patrocinadores: