Pretendemos descubrir por qué unos obesos desarrollan rápidamente las complicaciones cardiometabólicas y otros noDra Laura Piqueras

El exceso de peso es una patología prioritaria en salud pública a nivel mundial porque dispara la mortalidad (el sobrepeso, la obesidad y la obesidad mórbida la incrementan un 7-20%, un 45-94% y un 176% respectivamente) y es el cuarto factor prevenible que más reduce la calidad de vida. La obesidad es una epidemia mundial que predispone a las personas a complicaciones cardiometabólicas tales como la diabetes mellitus tipo 2, infarto agudo de miocardio, hipertensión e incluso el cáncer. Su prevalencia crece desde que hay registros: si en 2014 un 10,8% de los varones y un 14,9% de las mujeres del mundo presentaba obesidad, se espera que en 2025 estas cifras hayan aumentado a un 18 y un 21% respectivamente. En España, existen 23 millones de personas con exceso de peso con unos sobrecostes médicos directos de casi el 2% del presupuesto de sanidad en 2016.

Además, la obesidad supone un impacto familiar y social. Por un lado los obesos tiene más dificultades para encontrar trabajo, tiene mayor prevalencia de problemas psicológicos (depresión, ansiedad, falta de autoestima,..) y sociales.

Los objetivos que perseguimos con esta línea de investigación son mejorar la calidad de vida de estos pacientes, reducir la mortalidad asociada, así como el riesgo de sufrir otras enfermedades cardiometabólicas. En concreto queremos identificar nuevos mecanismos moleculares relacionados con la inflamación en la obesidad, mejorar la clasificación de los obesos en cuanto al riesgo de desarrollar complicaciones metabólicas y cardiovasculares y buscar nuevos procedimientos para la prevención y tratamiento de la obesidad.