“Queremos avanzar en vías de actuación y de prevención para disponer de actuaciones protectoras frente a la muerte súbita de origen cardiaco” Dr Francisco J Chorro

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en la actualidad. En los próximos años se espera un aumento de la prevalencia de la cardiopatía isquémica, la insuficiencia cardiaca, la obesidad y el síndrome metabólico y de sus complicaciones, entre las que se encuentra la muerte súbita. La muerte súbita de origen cardiaco (MS) es una de las más frecuentes y su incidencia por 100.000 habitantes está comprendida entre 52,5 (Países Asiáticos), 86,4 (Europa), 98,1 (EEUU) y 111,9 (Australia). Entre las causas de MS, las arrítmicas son las más frecuentes (fibrilación ventricular y taquicardias ventriculares) y ocurren en diversas cardiopatías, de entre las cuales la isquémica y la insuficiencia cardiaca son las más relevantes en la población adulta.

Uno de los retos más apremiantes consiste en conocer mejor los mecanismos que intervienen en su aparición para prevenirla, impedir su desencadenamiento o mejorar los procedimientos disponibles para su control. Aunque en las últimas décadas se ha progresado en el tratamiento de los pacientes con síndromes coronarios agudos, la muerte súbita en este contexto sigue estando presente en una cuarta parte de los pacientes antes de que sean atendidos médicamente. Aunque se ha mejorado el pronóstico, sigue existiendo un riesgo elevado en los que desarrollan un deterioro importante de la función ventricular.

El proyecto de investigación propuesto contempla avanzar en los procesos de prevención y tratamiento de las complicaciones de enfermedades cardiovasculares muy prevalentes y transferir los resultados de la investigación a la práctica clínica.