“INCLIVA investigacion biomedica Valencia ciencia oncología biomedicina

“La investigación médica deber unir tres pasiones: pasión por el conocimiento, pasión por el descubrimiento y pasión por el servicio a la sociedad”

Hablamos con el oncólogo Andrés Cervantes, director general de INCLIVA, sobre la importancia de la investigación y sobre el presente y el futuro de nuestro instituto. Durante la entrevista, el investigador ha destacado la necesidad de comunicar a la sociedad el trabajo y el esfuerzo de los investigadores por seguir haciendo ciencia. De forma más personal, ha reflexionado sobre los aspectos que le impulsaron a dedicar su carrera profesional a la investigación médica. 

¿Qué supone para usted estar al frente de INCLIVA? 

Asumí la Dirección de INCLIVA como un importante reto desde el principio. En los institutos sanitarios como el nuestro, el objetivo principal es realizar investigación traslacional, es decir, aunar la investigación básica -aquella que se hace en el laboratorio- con la investigación clínica -que es la que está relacionada directamente con los pacientes-. Esto nos permite, en esencia, trasladar los resultados de la investigación a los pacientes. O, dicho de otra forma, convertir los descubrimientos desarrollados en el laboratorio en aplicaciones clínicas. 

Desde INCLIVA gestionamos la investigación del Hospital Clínico Universitario, de la Universidad de Valencia y de la Fundación del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Esto quiere decir que nuestras áreas de trabajo colaboran constantemente para dar solución a los problemas de los enfermos. 

Conseguir esto no siempre es fácil y requiere el trabajo de muchas personas. Concretamente en INCLIVA trabajan más de 400 investigadores organizados en 39 grupos de trabajo. Estar al frente de este instituto es una oportunidad única para unir el talento y la inteligencia organizativa e intelectual que permite generar los avances que tienen un impacto positivo en la calidad de vida de los ciudadanos. 


Usted conoce INCLIVA desde sus comienzos. ¿Cuál ha sido la evolución del Instituto? ¿Cómo definiría su presente? 

A lo largo de los últimos años INCLIVA ha evolucionado mucho y actualmente se encuentra en una fase de crecimiento y expansión. Un ejemplo visible de esta evolución son las publicaciones de nuestros investigadores, que aumentan constantemente. Pero no sólo eso: el 70% de ellas están en revistas y semanarios del primer cuartil, es decir, en lo que podríamos llamar la “élite” de las publicaciones científicas. Y más del 25%  son colaboraciones internacionales. 

No debemos olvidar que las publicaciones nos dan una perspectiva muy interesante sobre el trabajo que estamos haciendo, y si son de calidad quiere decir que nuestras investigaciones también lo son. Aun así, todavía tenemos que asumir algunos retos como la participación en más proyectos europeos. Es cierto que vamos por el buen camino, pero siempre tenemos que pensar en seguir mejorando.

“En INCLIVA contamos con un equipo humano formado y muy motivado, y eso nos permite afrontar importantes retos con mayores garantías”

 

Además de la presencia en más proyecto europeos, ¿qué otros retos se plantea como Director de INCLIVA? 

En INCLIVA contamos con un equipo humano formado y muy motivado, y eso nos permite afrontar retos con mayores garantías. Uno de los más importantes es promover a nuestra masa crítica investigadora, es decir, centrar una parte importante de nuestros esfuerzos en seguir formando a los investigadores tanto dentro como fuera de INCLIVA gracias a programas de movilidad internacionales. Nuestra apuesta, ahora y en el futuro, debe ser siempre la calidad. El propio Instituto de Investigación INCLIVA dispone de la certificación ISO 9001:2008, y tenemos diferentes unidades que han obtenido sellos de calidad. Todos estos reconocimientos nos indican que estamos en el buen camino y que debemos seguir en esta línea. 

Por otra parte, desde INCLIVA somos conscientes de la importancia de promover la igualdad, también en el campo de la investigación. En este sentido, INCLIVA dispone de un Plan específico sobre Igualdad, más del 70% de los trabajadores de INCLIVA son mujeres, una cifra que se sitúa en la tónica de lo que ocurre en las universidades de medicina y de biología de este país. Por eso desde nuestro instituto hemos asumido el compromiso de garantizar que las investigadoras con talento de nuestro instituto puedan desarrollar su carrera de la mejor forma posible eliminando cualquier barrera que pueda frenar su progresión.

“Estimular a los jóvenes investigadores y consolidar las carreras de talentos emergentes nos permitirá atraer más talento a nuestro instituto”  

 

Antes ha hablado de los jóvenes investigadores. ¿Qué se hace o qué se promueve desde INCLIVA para atraer y “retener” a jóvenes talentos?

Ayudar a los investigadores jóvenes y promover su trabajo es fundamental para nosotros. Para este trabajo, contamos con la ayuda del Instituto de Salud Carlos III, que desarrolla programas específicos para que los médicos jóvenes que acaban una especialidad puedan continuar investigando y familiarizarse con la investigación traslacional, y para que los investigadores que han terminado su tesis doctoral puedan ampliar su formación. Generalmente todas estas ayudas son competitivas, es decir, que hay que pugnar con otros centros para conseguirlas, pero algunos de nuestros investigadores ya han sido capaces que captarlas. Por supuesto también optamos a becas y programas de la Consellería de Sanidad y de la Consellería de Educación que nos permiten seguir evolucionando en este sentido.

Además, desde INCLIVA estamos elaborando un plan de mecenazgo para atraer fondos de donantes privados que nos permitan promover la innovación, estimular a los jóvenes y consolidar las carreras de talentos emergentes que para traer más calidad a nuestro instituto. 

¿Esa promoción de jóvenes talentos incluye la ampliación de nuevos grupos de trabajo? 

Los Grupos de INCLIVA se corresponden con unas necesidades en investigación traslacional y su propuesta de generación y ampliación debe ser estudiada y evaluada. Al igual que ocurre con otros institutos acreditados, tenemos una serie de requisitos y criterios específicos de selección tanto para la génesis de nuevos grupos como para su ampliación.

En INCLIVA tenemos lo que denominamos “investigadores emergentes”, es decir, aquellos jóvenes investigadores más destacados y exitosos que pueden convertirse en investigadores independientes. Evidentemente, sus criterios son tenidos en cuenta para la organización de nuevos grupos, algo que debemos cuidar mucho porque es la base de nuestro futuro y la base del potencial de nuestro instituto.  

“La investigación científica consiste en buscar un futuro mejor para todos, en términos de calidad de vida”


Por lo que está comentando, el potencial investigador es lo que ha hecho que INCLIVA se consolide como Instituto de investigación Sanitaria a nivel internacional. ¿Qué otros aspectos han favorecido que INCLIVA fuera reconocido por el Instituto Carlos III como uno de los centros de investigación mejor valorados?

La acreditación como Instituto de Investigación Sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III supone un reconocimiento explícito a la calidad y garantía del trabajo de todos nuestros investigadores. Se están valorando nuestros avances, tanto por la gestión eficiente que se traduce en un sistema de calidad que nos hace muy competitivos, como la apuesta de INCLIVA por hacer una investigación que esté al servicio de la sociedad. Al fin y al cabo, la investigación es precisamente buscar un futuro mejor para todos, en términos de calidad de vida. 

A nivel más práctico, esta acreditación subraya la entidad de INCLIVA como centro de investigación de alto nivel, circunstancia que nos permite participar en muchos proyectos europeos no sólo como colaboradores sino también como líderes o promotores, y también nos posibilita ser generadores de proyectos. Como ya he apuntado anteriormente, otro de los puntos fuertes de nuestro instituto es su esencia “traslacional”. 

Pero es que además INCLIVA cuenta con una Unidad Fase I de Ensayos clínicos oncológicos, algo que muy pocos hospitales de nuestro país tienen. En esta área se experimentan tratamientos por primera vez en humanos, lo que exige un gran compromiso por nuestra parte. 

“La medicina personalizada nos permite prevenir, diagnosticar y buscar nuevos tratamientos, esta línea de trabajo, centrada en la investigación traslacional, es uno de los puntos fuertes de INCLIVA”


¿Qué trabajos se desarrollan en esta unidad? 

Esta unidad se puso en marcha en 2004 y en estos 14 años ha generado multitud de actividades y publicaciones importantes y más de 250 proyectos en fase de ensayo. En esta unidad el flujo de trabajo es constante, ya que los promotores de la industria que desarrollan nuevos medicamentos cuentan con nosotros para probar aquellos que tienen propiedades alentadoras para la investigación médica. Estos medicamentos no son “únicamente” productos químicos, sino que son la base para desarrollar medicina de previsión o personal, también llamada medicina personalizada. 

La medicina personalizada utiliza información genética, nutritiva, metabólica y ambiental de una persona para prevenir, diagnosticar y tratar una enfermedad. Concretamente en el caso del cáncer, nos permite estudiar y desarrollar terapias moleculares, terapias dirigidas y medicamentos relacionados con la inmunoterapia, que es una de las áreas de mayor expansión en la investigación y tratamientos oncológicos.  

El hecho de contar con esta Unidad y obtener de ella un rendimiento tan elevado nos ayuda a diferenciarnos de otros institutos de investigación médica. 


Está claro que INCLIVA tiene el reconocimiento del Instituto de Salud Carlos III y de los investigadores pero, ¿cree que habría que acercar su trabajo a la sociedad general? ¿Cómo podría hacerse? 

“Quizá deberíamos lanzar al aire preguntas como “¿qué pasaría si no hubiera descubrimientos?” o “¿qué pasaría si no investigásemos?” para que entendiéramos que en ciencia cada paso es importante”

En INCLIVA tenemos un Patronato en el que están representadas varias fundaciones privadas que representan a las diferentes esferas de la sociedad civil. Eso hace que, de alguna forma, nuestro trabajo se acerque a las necesidades de los ciudadanos cada vez más. Sin embargo, debemos esforzarnos para que el conjunto de la sociedad conozca cuál es nuestro trabajo y cuál es el mensaje que queremos transmitir. Y en este sentido necesitamos fortalecer los vínculos Sociedad-Fundación-INCLIVA y mantenerlos activos. 

Desde INCLIVA hemos puesto en marcha un plan de comunicación para que la sociedad conozca más sobre nuestro instituto y sobre nuestra labor. Creemos que los beneficios de una comunicación abierta y fluida permitirán un mayor reconocimiento hacia INCLIVA como centro de investigación y una proyección más clara de nuestro trabajo en la sociedad. 

A veces da la sensación de que nos dirigimos únicamente a pacientes, que son los beneficiarios finales de nuestros avances, pero es muy importante que la sociedad sea consciente de la importancia de la investigación. Debemos comunicar los beneficios de la investigación, hablar de  avances y también de publicaciones porque gracias a ellas se consigue financiación para seguir trabajando y para seguir avanzando. Quizá deberíamos lanzar al aire preguntas como “¿qué pasaría si no hubiera descubrimientos?” o “¿qué pasaría si no investigásemos?” para que entendiéramos que en ciencia cada paso es importante. 

“En ciencia trabajar en equipo es fundamental y colaborar con gente que te transmite esa motivación es clave para desarrollar una carrera investigadora”

 

¿Usted se hizo estas mismas preguntas cuando decidió ser investigador? 

Siempre he tenido cierta pasión por la medicina porque me permitía mezclar un componente de conocimiento intelectual y cierta curiosidad por conocer cómo era la vida, cómo funcionaba. Durante la carrera sabía que quería ser médico pero no tenía una percepción clara de lo que quería hacer, pero cuando empecé la residencia comprendí lo importante y necesaria que era la investigación para desarrollar nuestro trabajo. En los años de especialización tuve contacto con la realidad  y eso me permitió conocer el cáncer. Y eso me cambió la vida. En medicina es necesario estar en contacto con la realidad, vivir el día a día con los pacientes, y esto es muy importante porque te permite plantearte cuáles son los retos y desafíos reales en torno a una enfermedad. Así que, una vez obtenida mi especialidad en Oncología Médica, pasé dos años en una Universidad de Amsterdam donde se desarrollaba un trabajo extraordinariamente innovador sobre nuevos medicamentos en el tratamiento de tumores. Estudiar las peculiaridades de dichos tratamientos o saber por qué fracasaban en algunos pacientes es lo que acabó de formar mi interés por la investigación, un interés que desde entonces nunca ha decrecido. De hecho, a lo largo de estos años tanto mis compañeros como mis pacientes han sido un estímulo constante y también un impulso para seguir trabajando. En ciencia trabajar en equipo es fundamental y colaborar con gente que te transmite esa motivación es clave para desarrollar una carrera investigadora. 

Por último, ¿qué les diría a los estudiantes y a los jóvenes que se están plantando la investigación como salida profesional?

La investigación exige constancia y pasión por conocer y pasión por descubrir. A esto hay que unir una tercera pasión: la de servicio a la sociedad. Los tres elementos son clave para generar la inquietud que permite a los investigadores estar motivados continuamente para seguir trabajando y seguir formándose en busca de nuevos enfoques y soluciones a las múltiples patologías y enfermedades a las que todavía no se les ha dado una respuesta científica efectiva.